Buscar este blog

lunes, 1 de octubre de 2012

Enfermedad hepática inducida por alcohol

Tomado del libro:"Essentials of Phatophysiology"
Autor: Carol Mattson Porth
Edición: 3ra
Año 2010
Capítulo 28: Alteraciones en la función hepatobiliar.

El espectro de enfermedad hepática alcohólica abarca enfermedad de hígado graso, hepatitis alcohólica, y cirrosis.
La cirrosis alcohólica causa 200 000 muertes anualmente y es la quinta causa de muerte en EE.UU. La mayoría de fallecimientos asociado con cirrosis alcohólica son atribuibles a falla hepática, varices esofágicas sangrantes, o falla renal. Se ha estimado que existen 10 millones de alcohólicos en los EE.UU.; sin embargo, sólo aproximadamente del 10% a 15% de alcohólicos tienen cirrosis, lo cual sugiere que otras condiciones tales como factores genéticos y ambientales contribuyen a su ocurrencia.
Aunque los mecanismos por los cuales el alcohol ejerce sus efectos tóxicos sobre las estructuras hepáticas es incierto, los cambios que desarrolla puede ser dividido en tres estadíos: cambios grasos, hepatitis alcohólica y cirrosis.
La cirrosis alcohólica es el resultado final relacionado a la bebida repetida y frecuente y designa el inicio del estadío final de la enfermedad hepática.
Hígado graso es caracterizado por la acumulación de grasa en los hepatocitos, una condición de esteatosis. El hígado se vuelve amarillo y agrandado debido a la excesiva acumulación de grasa. La patogénesis del hígado graso no está completamente entendida y puede depender de la cantidad de alcohol consumido, contenido graso de la dieta, almacenamiento de grasa, estado hormonal, y otros factores. Existe evidencia que la ingesta de grandes volúmenes de alcohol puede causar hígado graso incluso con una dieta adecuada. Por ejemplo, jóvenes, voluntarios no alcohólicos tuvieron hígado graso después de 2 días de consumir de 18 a 24 oz de alcohol, incluso con una dieta adecuada de carbohidratos, proteínas y grasa. Los cambios grasos que ocurren con la ingesta de alcohol usualmente no produce síntomas y son reversibles después de discontinuarlo.

Hepatitis alcohólica es el estadío intermedio entre cambios grasos y cirrosis. Usualmente esto se observa después de una abrupta ingesta de alcohol y es común en bebedores de juerga.  Hepatitis alcohólica es caracterizada por inflamación y necrosis de células hepáticas. Este estadío usualmente es caracterizado por sensibilidad hepática, dolor, anorexia, naúseas, fiebre, ictericia, ascitis, y falla hepática, pero en algunos individuos suele ser asintomática. La condición es siempre seria y a veces fatal. El pronóstico inmediato se correlaciona con la severidad de la injuria celular. En algunos casos,  la enfermedad progresa rápidamente a falla hepática y muerte. La tasa de mortalidad en el estadío agudo incluye del 10% al 30%. En personas quienes sobreviven y continúan bebiendo, la fase aguda usualmente es seguida por hepatitis alcohólica persistente, con progresión a cirrosis en cuestión de 1 a 2 años.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...