Pecho Frío (Jaime Bayly)

 


“El Perú es un país de opereta, carnavalesco, chiflado: un manicomio, una casa de orates, lunáticos y dementes: una cantina, un meretricio, un cabaret.”


La sátira es un género de la literatura que tiene la finalidad de ridiculizar a una persona o que busca burlarse de determinadas situaciones (https://definicion.de/satira/), la literatura griega o latina tiene grandes exponentes como por ejemplo Aristófanes o Luciano de Samosata, por dar un par ejemplos. Pueden ver mis notas sobre las obras Las nubes, Las ranas o Diálogo de los muertos

En la literatura rusa, es Nikolái Gógol el autor más característico en desarrollar la sátira, sobre todo en su novela inacabada, Almas muertas. (Ver aquí mis notas). 

​ Aunque originalmente la sátira se utilizó para la diversión, su pretensión real no es el humor en sí mismo, sino un ataque a una realidad que desaprueba el autor, usando para este cometido el arma de la inteligencia. (https://es.wikipedia.org/wiki/S%C3%A1tira

En el Perú la literatura cultiva varios géneros y, en el caso de la sátira, considero a Jaime Bayly un gran autor de este género. 

Su novela Pecho Frío (2018, Alfaguara, 330 p.) es una hilarante sátira contra la sociedad peruana contemporánea, sobre todo la sociedad que se desenvuelve en el mundo de la política y televisión. 

Según Marta Hildebrandt (https://elcomercio.pe/opinion/habla-culta/martha-hildebrandt-significado-pecho-frio-noticia-542064-noticia/), Pecho frío es una expresión nominal que se consigna en el académico Diccionario de peruanismos (2016) aplicada al deportista que no usa toda su fuerza ni todas sus capacidades en el juego. Aunque se documenta en otros países de la América hispana y también algo en la Península, el Léxico oficial no registra la locución. Véase este ejemplo de Caretas en referencia al juego de Nolberto Solano: “El gramado se convierte en una mesa de billar, sin aspavientos y sin ser un pecho frío” (11/9/2007). Entre nosotros, pecho frío se emplea también fuera del ámbito deportivo: profesor pecho frío, trabajador pecho frío. 

Jaime Bayly, fiel a su estilo, jugando con la sexualidad, construye sus personajes basándose en personas reales y populares  de la sociedad peruana burlándose de ellos criticando los prejuicios, vicios, inmoralidades y defectos que posee cada personaje. 

Pecho Frío es el protagonista de la novela. Es un hombre de treinta años que tiene una esposa (llamada Culo Fino) y un trabajo de cajero en un banco, donde tiene que soportar los malos tratos de su director (Huele Pedos). 

Un día, junto a su amigo Boca Chueca, deciden ir al famoso programa televisivo de concursos animado por el popular Mama Güevos. Pecho Frío, que es un hombre tímido, que prefiere pasar desapercibido, que no le gusta el escándalo, que se siente cómodo siendo perfil bajo, de pronto es convocado por el animador a que participe con él en uno de los juegos. El programa es transmitido en vivo y Pecho Frío para no quedar mal con su amigo ni con el público acepta participar. Al ganar varios juegos, Mama Güevos le reta a ganar el último para llevarse el premio mayor que era un viaje a Punta Sal (Famoso lugar por poseer las playas más codiciadas del Perú). La prueba era soportar un beso en la boca del animador Mama Güevos por un breve tiempo. Pecho Frío asqueado por la propuesta y al mismo tiempo tentado por ganar el premio mayor e irse de viaje con su esposa para pasar unas vacaciones paradisíacas, acepta el reto y … ¡gana el premio mayor! 

La ironía de esta historia es que al ganar el premio mayor pierde muchas cosas valiosas para él en ese momento. Ese beso fue motivo de escándalo en la televisión que tuvo bastante cobertura por el programa de chismes muy sintonizado y conducido por Chola Necia. 

Pecho Frío está a punto de perder a su esposa, es despedido de su trabajo por atentar contra las buenas costumbres y de un momento a otro todo ha quedado de cabeza. 

Ese será el gatillo argumentativo para que Bayly inicie una exposición de todos los arquetipos de la sociedad para ridiculizarlos (representantes de ONG, medios de comunicación (prensa, radio y televisión), políticos, banqueros, etc.) que aparecerán en el camino de Pecho Frío para cambiarle la vida completamente, para volverle del revés, incluso para cambiarle su personalidad. 

Los antivalores que se expone en la novela son la corrupción, la hipocresía, la deslealtad, el arribismo, el doble discurso, etc. 

Asimismo, los diálogos son hilarantes y llenos de humor grotesco y pícaro. 

Chola Necia entrevistando a Pecho Frío 

- ¿Ya tienes novio? 

- No -dijo él-. Estoy solo. 

- ¿Pero ya debutaste? – insistió ella, con malicia-. ¿Ya te inauguraste? 

- … 

- ¿Ya te midieron el aceite tus amigos mariposones? 

- ¿Cómo dices, Chola Necia? -se sobresaltó él. 

- ¿Ya te rompieron el poto? -disparó ella, despiadada… 




Dejo algunos fragmentos de la novela: 

Página 192: 

Estamos en el Perú, muchachos. Esto no es Suiza ni Dinamarca. Acá todo es al revés


Página 221: 
- ¿Amas al Perú? 
- Sí. Pero sobre todo me duele el Perú. Me duele en el hígado la pobreza, la injusticia, la desigualdad. Me duele que los niños pobres no reciban una buena educación pública gratuita. Me duele que los pobres no reciban un buen cuidado médico. Yo lucharé por ellos como congresista. 


Página 226: 
- Lo más importante para un juez, se recordaba con cinismo, no es que sepa de leyes o que sea recto o virtuoso, sino que tenga amigos en el poder, que sea sensible al poder persuasivo del dinero, pues decía, cuando se tomaba unas copas, en el Perú la verdadera e inequívoca fuente del Derecho es el dinero, y el que no tiene plata perderá el juicio con seguridad.

Comentarios

Publicar un comentario