Buscar este blog

viernes, 23 de septiembre de 2011

Recuerdos literarios

Frente al pelotón de fusilamiento, el  coronel Aureliano Buendía habría de recordar la tarde en que su padre lo llevó a conocer el hielo. Macondo... "Cien Años de Soledad" fue el primer libro que leí a propia voluntad y sin indicación del sistema educativo, fue hace 11 años, cuando tenía 15, cuantos años ha pasado desde entonces y cuan vivo es el recuerdo aún con ese libro entre mis manos la tarde en que mi apetito de conocimiento me llevó a rebuscar el viejo armario de mis tíos en busca de un libro que leer. En aquel entonces yo había leído lo que otros de mi generación habían leído, "El Poema del mio Cid", "Fuenteovejuna", "Marianela", "Aves sin nido", algunos poemas de G.Adolfo Bécquer y sobre todo muchas páginas de enciclopedias que a través de ellas sabía de la existencia de un título tan atractivo para mi como el de "Cien años ..."
En el largo armario donde el televisor descansaba, sólo encontraba papeles y anotaciones sobre alguna materia de contabilidad, así lo creía yo porque la mayoría de mis familiares que tienen estudios universitarios han llevado esta carrera, incluso mis padres son contadores de profesión. Hasta tras revolver todo pude advertir la presencia de un libro de cubierta amarilla y con una imagen en la portada llamativa y multicolor, llevaba por título "Cien ....", era un descubrimiento para mi y esto provocaba una alegre sorpresa que se volvió más intensa cuando abrí el libro y vi la primera hoja. Había una dedicatoria allí, firmada en el año 1982, dos años antes de mi nacimiento y en el mismo año que se le otorgó el premio nobel al escritor colombiano Gabriel García Márquez. La dedicatoria era de Reyna Melendez con amor para Mario Marmanillo, pues era el obsequio de mi madre a mi padre y que 18 años después (estamos en el años 2000) había llegado a mis manos de pura suerte. Jamás imaginé encontrar ese tesoro. Recuerdo que leí el libro muy augusto, me agradó desde sus primeras líneas que incluso las recuerdo hasta ahora y desde entonces la he leído 3 veces y sigo considerando que es el mejor libro que he leído y que fue el libro punto de inflexión que me llevaría a buscar las obras de cada vez más autores y títulos haciendo de la lectura mi compañía y mi mejor actividad. No soy contador como dicta mi estirpe, soy farmacéutico y si bien ahora leo libros de ciencia y artículos médicos nunca postergo por mucho tiempo volver a leer alguna obra que siempre queda en el buzón imaginario de los pendientes. Así nació mi conexión con la literatura que estoy seguro perdurará hasta siempre.

3 comentarios:

  1. Me dio curiosidad por saber cuantos libros que tu hubieras leido me faltan a mi.. es que últimamente me ha dado por desempolvar mi amor a la lectura.. y por esas cosas del destino, resulta que en casa tengo un librito muy añejo, de tapa dura color guinda y hojas amarillas cuyo título reza "Cien años de soledad".. la coincidencia reside en que aquella reliquia llegó a mis manos por herencia involuntaria pues casi podría decirse que ese libro es el "culpable" de que yo haya nacido.. es un "préstamo" que le hizo mi papá a mi mamá allá por el año 85, antes de que la cigüeña me trajera a Francia.. te escribo esto porque me apetecía compartirlo contigo.. y es que parece que loas Aurelianos y José Arcadios paracen más cercanos a nosotros de lo que pensaba.. Hasta pronto :)

    ResponderEliminar
  2. jeje.. Olvide decírtelo..
    me llamo Claudia Salvador, tu prima
    =)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hermosas coincidencias Claudia,un fuerte abrazo!!

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...