La mujer de otro y el marido debajo de la cama (Dostoievski, 1848)

 “El celoso no lo es por un motivo: 

Lo es porque lo es. 

Los celos son un monstruo engendrado 

y nacido de sí mismo.” 

Fragmento de Otelo (Shakespeare) 


“El verdadero momento en que una mujer deja de querer a su marido, no es cuando se decide a engañarlo, sino cuando él se entera del engaño, porque destruye el encanto de engañarle”. 

Jacinto Benavente




En La mujer de otro y el marido debajo de la cama (1848), Dostoievski demuestra sus habilidades de un escritor de sátira, de un humor gogoliano, si vale el término, en el que ridiculiza hasta el absurdo a un arquetipo de personaje: el celoso.

Un hombre mayor, pero aún no anciano, vive sospechando que su esposa le está siendo infiel en todo momento, lugar y con quien quiera que sea y por ello vive atormentado, angustiado, desesperado en encontrar una pista, una prueba, un hallazgo que corrobore sus sospechas. Y aunque es realmente cierto, la esposa se las apaña para no ser descubierta. 

El marido, va espiando por aquí o por allá, se esconde, vigila, pregunta a desconocidos por su esposa de forma indirecta. 

Estoy convencido de que se escabulle de su casa sin que nadie se percate…Confieso que fue la cocinera quien me dijo que venía aquí. Y yo enloquecido, salí corriendo hacia este lugar en cuanto tuve la noticia. Quiero pillarla. Llevo tiempo sospechando…(Dostoievski)

Dostoievski narra un episodio ridículo como cómico de cómo este personaje celoso se metió en un tremendo lío a consecuencia de sus maquinaciones terminando debajo de la cama de una mujer ajena! 

En las páginas se narrará la situación embarazosa en el que se ve envuelto este caballero san perterbusgués. 

“Pero ¡han de reconocer que los celos son una pasión imperdonable y, por si fuera poco, también una desgracia…! (Dostoievski)

Asimismo, es de notar que Dostoievski pone énfasis en la conducta desesperada de un hombre afligido por los celos para hacer una comedia de ella y al mismo tiempo deja un fresco muy claro de la conducta de la sociedad petersburguesa del siglo XIX, conformada por matrimonios traicionados, amantes, engaños y citas extramaritales. 

El pasaje del teatro me hizo recordar a la novela Naná de Emile Zolá. Un teatro copado en todos los palcos con un público vestido de forma elegante disfrutando de la obra puesta en escena y protegidos de la poca luz para llevar a cabo sus relaciones sociales con discreción. 

Datos interesantes: 

En el cuento, se hace mención del autor francés Paul de Kock y también a la novela Rinaldo Rinaldini del alemán Christian August Vulpius. 

¿Cómo es posible que en plena noche, en una capital, se encuentre un hombre debajo de la cama? ¡Es gracioso y extraño! De alguna manera se parecer a lo de Rinaldi Rinaldini. Pero eso es nada, Su Excelencia. (Dostoievski)

Revisando en Wikipedia hallé la trama de Rinaldi Rinaldini (1824): https://de.wikipedia.org/wiki/Rinaldo_Rinaldini

Rinaldo vive en el Reino de Nápoles en el siglo XVIII. Es el bandido de todos los bandidos, atrevido, intrépido y audaz, el horror de los Apeninos, pero al mismo tiempo inusualmente pasivo: 

“Solo se vuelve activo cuando tiene que abrirse camino a través de un montón de enemigos que lo rodean con coraje y fuerza. Pero también deja este asunto a sus misteriosos amigos y protectores cuanto más tiempo” 

De lo que se desprende que el personaje que crea Dostoievski no tiene punto de comparación con Rinaldini y su sola mención enfatiza el carácter ridículo de este personaje.


Escritor prolífico, publicó cerca de 400 volúmenes de narrativa y representó más de doscientas piezas teatrales, no desprovistas de genio ni sentido del humor, de lo que ya se dio cuenta Chateaubriand al decir de él en casa de la señora Récamier que: «Paul de Kock es un consuelo; jamás ha presentado la humanidad bajo el punto de vista que entristece; con él uno ríe y espera» 

Claramente Dostoievski no valora positivamente la obra del autor francés:

Mire que llegar a la conclusión de Paul de Kock es poco profundo, cuando es su literatura la que es mala…! (Dostoievski)

…se trata de una joven y pícara dama (siempre tiene a Paul de Kock bajo la almohada) (Dostoievski) 

También se menciona al personaje Don Juan y al escritor Samuel Richardson (en atención a su novela Clarisa) 

Que yo no podría ser su amante, que un amante puede ser un Richardson o un don Juan…me estoy enredando (Dostoievski)

Asimismo, la obra fue adaptada al cine en 1984 en Rusia. Pueden ver la película directamente desde aquí :


Comentarios

  1. Leí este cuento hace muchísimo tiempo atrás, no lo tengo tan fresco, pero lo que sí me quedó muy claro es que la mujer no engaña al marido, lo cual concuerda con la visión de Dostoievski de ridiculizar a un celoso. No sé cómo habeis comprendido el texto de esa manera para decir que "es realmente cierto" que lo engaña.
    saludo

    ResponderEliminar

Publicar un comentario