domingo, 28 de febrero de 2016

La ladrona de libros (Markus Zusak)

He concluido con satisfacción un libro muy esperado y loado por muchos comentaristas. 

Lectura # 72

Esta es la portada del e-book que devoré lentamente...
" Créeme, el mundo es una fábrica. El sol lo remueve, los humanos lo gobiernan y yo soy la que persevera. Me los llevo" (La muerte y Liesel, La ladrona de libros).
En el 2005 se publicó esta aclamada obra, escrita por el australiano Markus Zusak. Desde entonces, la obra ha recibido muchos premios (Commonwealth Writers Prize for Best Book, Horn Book Fanfare, Kirkus Reviews Editor Choice Award, School Library Journal Best Book of the Year, Publishers Weekly Best Children's Book of the Year, Booklist Children's Editors' Choice, Bulletin Blue Ribbon Book, ALA Best Books for Young Adults, Michael L. Printz Honor Bookno, Book Sense Book of the Year, Pacific Northwest Young Readers Choice Master List).

La novela, a lo largo de sus 531 páginas, se compone de un prólogo, diez partes y un epílogo. 

La historia se desarrolla en un pueblo alemán llamado Molching ("Más allá de las afueras de Munich, había una pequeña ciudad llamada Molching. Allí la llevaban, a un lugar llamado Himmelstrasse." p.21 Primera Parte). Bajo el contexto histórico de la Segunda Guerra Mundial, una niña alemana, llamada Liesel Meminger, será el principal personaje de esta desgarradora historia. Creo yo que el autor sorprendió al mundo al poner como narradora de la historia a La Muerte. Sí, todo se contará desde su punto de vista y sus recuerdos pero bajo la profunda influencia de lo que llegó a escribir Liesel o como la Muerte la llamó, La ladrona de libros.

A través de la vida de Liesel conoceremos a varios personajes entrañables. Ella, quien tuvo que separarse de su madre y perder a su hermano menor, para vivir con una nueva familia en un entorno desconocido. Poco a poco aprendió a leer, a una edad tardía entre su generación, gracias a su padre de acogida Hans Hubermann. Los lazos afectivos se fueron fortificando con el pasar del tiempo. Liesel aprendió a leer. Mucho después se lanzó a escribir y ya nunca más dejó las palabras. Las palabras tenían un poder inmenso para cambiar los destinos de la gente. Cómo no olvidar a su padre de acogida Hans Hubermann, creo que es el padre más bondadoso que jamás he conocido (perdóname Atticus Finch, pero lo que vivió Hans no tiene parangón). Cómo no olvidar también al mejor amigo de Liesel, el chico del cabello color limón, quien ganó tres medallas en las olimpiadas de la Juventudes hitlerianas, quien soñaba (a veces, creo) con un beso de La ladrona de libros. Con él, juntos, vivieron muchas aventuras, crecieron y sufrieron juntos. Ambos son un modelo de amistad. Otros personajes también son entrañables, como Max Vandenburg, perseguido por los nazis por su condición de judío, quien gracias a Hans pudo encontrar un refugio en el sótano del número 33 de la Himmelstrasse. Un joven lleno de ilusiones y resistencia. Un joven quien en sueños se enfrentaba a Hittler a puñetazo limpio. Fue amigo de Liesel también. Finalmente, la Sra. Rosa Hubermann, también no se queda atrás en el recuerdo. La cantidad de lisuras que emanaba de sus labios es impresionante, una mujer valiente y luchadora. 

Esta historia ha sido muy hermosa y sumamente triste al mismo tiempo. Toca temas como la muerte, los vínculos afectivos entre los seres humanos y su insoportable pérdida, la amistad, el amor, la lucha por sobrevivir. Una joya literaria contemporánea.

Aquí abajo dejo algunas otras portadas de la novela.


Sobre el autor (tomado de wikipedia)


Markus Zusak, nacido el 23 de junio de 1975 en Sídney, es un escritor australiano conocido internacionalmente por sus novelas de literatura Cartas cruzadas y La ladrona de libros, entre otras obras.

En una entrevista para el Sydney Morning Herald, Zusak dijo que desde niño fue escuchando historias acerca de la Alemania nazi, el bombardeo de Múnich cuando los bombardeos caían del cielo queria empezar a escribir un libro y del maltrato de los judíos. Estas historias, junto a las experiencias de sus padres en Austria y Alemania durante la Segunda Guerra Mundial, le inspiraron a escribir el libro de La ladrona de libros.