Buscar este blog

miércoles, 4 de abril de 2018

El lobo estepario (Hermann Hesse)


Portada de la edición digital que he leído
Lectura #109


"Muchas veces he tenido que recordar estas palabras al leer las anotaciones. Haller pertenece a aquellos que se han enzarzado entre dos épocas, que se han salido de toda seguridad e inocencia, a aquellos cuyo sino es vivir todos los enigmas de la vida humana sublimados como infierno y tormento en su propia persona" (Fragmento de El lobo estepario)

En el 2011 publiqué mis comentarios sobre esta obra, ver  Lectura #1. Ahora acabo de releerlo desde mi smartphone y sí que valió la pena; por lo cual actualizaré mis notas. 

Bien, cuando en 1927 se publica por primera vez El lobo estepario (Der Steppenwolf), Hermann Hesse ya contaba con 50 años y ya tenía una buena cantidad de obras publicadas, entre ellas las conocidas Demian (1919) y Siddartha (1922). También en ese año un amigo suyo, llamado Hugo Ball, publica la primera biografía sobre el autor, el cual estoy empezando a leer dicho sea de paso.


Cuando leí la obra por primera vez (2011) rápidamente identifiqué a Harry Haller con otros personajes de la literatura universal. Ese carácter lleno de misantropía y desesperanza por la humanidad ya lo había leído en Memorias del subsuelo (Dostoievski). Ahora acabo de enterarme que Hesse había leído a Dostoievski, sobre todo Los hermanos Karamazov.

Si ponemos en contexto la publicación de la obra, se puede decir que Hermann Hesse había sido presa de varias crisis personales, familiares y sociales: 

La muerte de su padre, la incipiente esquizofrenia de su esposa, la gravísima enfermedad de su menor hijo y la aún más intensa desilusión en su relación con Alemania (Hesse había sido acusado de traidor por clamar parar la guerra) llevan a Hesse a un desplome nervioso el cual le lleva a recibir tratamiento psicoterapéutico a cargo de J.B. Lang (discípulo de C.G. Yung) (Hermann Hesse. Su vida y su obra, Hugo Ball).

Entonces, se puede deducir que Harry Haller es el alter ego de Hermann Hesse, tan obvio que el mismo autor pone sus mismas iniciales "HH". 

El lobo estepario entonces es una obra de carácter autobiográfica en el cual, luego de exponer largamente qué tipo de hombre es Harry Haller, enfatizando una lucha interior entre la parte noble y la parte indigna de su ser, llevándolo constantemente a pensar en el suicidio; de pronto, las cosas parecen cambiar tras conocer a Armanda en primer lugar y María y Pablo, posteriormente, quienes le enseñarán otra manera de vivir. Ellos representan a la nueva generación que vive de espaldas al pasado histórico y solo desean disfrutar de los placeres que la vida les otorga.   

Asimismo, la aparación de Goethe y Mozart como personajes fugaces en los momentos más críticos de Harry, son sus referentes morales y sociales. Referentes al mismo tiempo anacrónicos con respecto a la nueva época en la que vive y que está sufriendo grandes cambios en valores, y apreciación del arte. 

Finalmente, lo que pasa en el Teatro Mágico es algo completamente irracional y lleno de fantasía cruel y sórdida. Lleno de simbolismos y mensajes contundentes sobre el papel del hombre en el mundo. Es una exploración retorcida de todas su imaginación, pesadillas y recuerdos de juventud. Precisamente esos recuerdos de juventud le enseñan a Harry cuánto es que ha cambiado desde entonces. Cuán lejos y distinto está de aquel jovencito tan vital y lleno de vida. Esos recuerdos y sus nuevas experiencias con los 3 personajes mencionados le llevan a tomar una decisión crucial hacia su propio futuro. 
                                        ******
Si Harry Haller no hubiera dejado sus notas ex profeso en el cuarto donde moró algún tiempo en solitario y si el sobrino de la dueña de aquella casa de estilo burgués no lo hubiera publicado, no nos hubiéramos enterado de esta genialidad.

Y como dijo aquel sobrino antes de pasar a leerse las anotaciones de HH, diré: "Yo no he de salir a su defensa, ni condenarlas; que cada lector lo haga según su conciencia".

1 comentario:

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...