Túpac Amaru (Ramón J. Sender)

Lectura #135

Título: Túpac Amaru
Autor: Ramón J. Sender 

Año de la primera publicación: 1973 
País: España





Información del libro


Para Túpac Amaru, el rey de España era un señor bondadoso que leía con disgusto los informes de sus virreyes y amaba a los indios, a quienes los corregidores, los caciques renegados, los dueños de minas, los curas doctrineros, los hacendados y los repartidores explotaban sin piedad.

En estas líneas resume Ramón J. Sender el sentir del caudillo indígena mucho antes de que este se rebelará contra la dominación española y su cruel explotación de la población india por parte de los representantes reales.

De la pertinencia de las novelas históricas de Sender, quizá sea esta Túpac Amaru la más acabada y persuasiva muestra. Y todo ello servido con la prosa natural, el rigor documental e intelectual y la sabiduría narrativa de uno de los más grandes novelistas españoles del siglo XX.

Información del autor:


RAMÓN J. SENDER, Nació el 3 de febrero de 1901 en Chalamera (Huesca). Comenzó a incursionar por el camino literario durante su adolescencia, elaborando artículos y cuentos para reconocidos medios como El imparcial, El país, España nueva y La tribuna.

Sin terminar sus estudios de Filosofía y Letras, optó por instruirse de forma independiente en distintas bibliotecas de Madrid. Por esa época, también se interesó por las cuestiones políticas y comenzó a desarrollar actividades revolucionarias con grupos de obreros anarquistas. De regreso en Huesca, quiso probar suerte como directivo del diario La Tierra. 

En 1922, cuando ya había cumplido los 21 años, Ramón J. Sender ingresó al ejército, donde comenzó como soldado y terminó como alférez de complemento en la Guerra de Marruecos. Al regresar de ese compromiso, retomó sus actividades como redactor y corrector del diario El sol. Por ese entonces escribió la novela Imán cuyo texto fue traducido a varios idiomas. Además, en el marco de su militancia social y política, prestó colaboraciones a Solidaridad obrera y La libertad. Precisamente, ese activismo fue el que lo llevó, en 1927, a la Cárcel Modelo de Madrid por manifestarse en contra del General Miguel Primo de Rivera. 

A lo largo de su carrera literaria, el autor fue galardonado con el Premio Nacional de Literatura y el Premio Planeta, entre otros. Respecto a su obra, caben destacar varios títulos como El lugar de un hombre (1939); el ciclo narrativo de Crónica del alba (1942-1966); Réquiem por un campesino español (1953); la serie de Nancy, con el título La tesis de Nancy (1962), al que siguieron Nancy, doctora en gitanería (1974), Nancy y el Bato loco (1974), Gloria y vejamen de Nancy (1977) y Epílogo a Nancy: bajo el signo de Taurus, (1979); La aventura equinoccial de Lope de Aguirre (1964); En la vida de Ignacio Morell (1969); Tanit (1972); La mesa de las tres moiras (1974); El superviviente (1978); La mirada inmóvil (1979); Monte Odina (1980), etc. También cultivó el género del ensayo, siendo algunos de sus trabajos América antes de Colón (1930); Carta de Moscú sobre el amor (1934); Madrid-Moscú, narraciones de viaje (1934); Proclamación de la sonrisa (1934) y Tres ejemplos de amor y una teoría (1969), entre muchos otros. Pese a que, durante los últimos años de su vida, el escritor manifestó su deseo de recuperar su perdida nacionalidad española renunciando a la estadounidense que había adquirido, Ramón J. Sender falleció el 16 de enero de 1982 en Estados Unidos, lejos de su tierra natal.


Comentario:


La novela histórica Túpac Amaru del escritor español Ramón J. Sender, narra la gesta heroica que llevaron a cabo un grupo de peruanos del sur del Perú (Cuzco) liderados por el cacique de Tungasuca José Gabriel Condorcanqui Noguera, conocido también como Túpac Amaru II, en contra de los corregidores y sus prácticas abusivas de explotación a los indígenas que como consecuencia de ellas se encontraban en la extrema pobreza e incluso morían. Esas prácticas eran denominadas la mita minera (trabajo forzado en las minas de Potosí cuyas condiciones eran indignas), el reparto (la compra obligatoria de bienes innecesarios a precios altísimos), las reducciones, el obrage y otras injusticias.

José Gabriel Túpac Amaru, nació el 4 de marzo de 1740, fue descendiente por línea materna de Túpac Amaru, quien se rebeló contra los españoles colonizadores a mediados del siglo XVI. Contrajo matrimonio con Micaela Bastidas y tuvieron un hijo a quien le pusieron de nombre Hipólito. José Gabriel, quedó huérfano de padre en su niñez, pero tuvo el apoyo de sus tíos. Fue a un colegio para caciques. Llegó a dominar el español, el quechua y el aymara. Se le consideraba como un hombre culto para su época. 

Ilustración de Túpac Amaru II.

Como cacique de Tungasuca a los 26 años, fue muy comprometido con su pueblo y rápidamente detectó toda clase de injusticias. Se enteró que el Rey de España Carlos III había promulgado órdenes a favor de un trato humanitario para con los indígenas pero que no se cumplían. Y el responsable era el Corregidor. 

Decidió enviar memoriales al Rey de España, pero su documento fue rechazado varias veces por incumplir con formalidades. 

Tras estas negativas, en noviembre de 1780 José Gabriel decidió tomar justicia por su propia cuenta, reuniendo a hombres de su cacicazgo incluyendo a sus parientes para hacer una rebelión armada. Asesinan al Corregidor de Tintha, Antonio Arriaga y deciden seguir con su aventura justiciera. Túpac Amaru II, tenía la esperanza de contar con el apoyo de Inglaterra. Es preciso indicar que España e Inglaterra estaban en conflicto en aquella época, pero la isla británica no pudo intervenir porque en la colonia norteamericana se estaba gestando una lucha por la independencia.

Producto de la rebelión desde Cuzco se envía órdenes para arrestar a Túpac Amaru II, y el Visitador General José Areche organiza su captura. 

Uno de los hombres más cercanos de José Gabriel lo traiciona. Es capturado y llevado al Cuzco junto a sus hombres. El 18 de mayo de 1781, los hombres y familiares de José Gabriel, incluyendo su esposa Micaela Bastidas y su hijo Hipólito son asesinados en acto público en la plaza principal de Cuzco. Todo lo presenció Túpac Amaru quien fue el último en ejecutar. Cuatro caballos no pudieron descuartizarlo, así que fue decapitado por el verdugo y luego desmembrado para que cada una de sus partes fuera enviado a diferentes puntos del Cuzco como medida disuasiva ante futuras rebeliones.

Un trágico final para el revolucionario indígena. Dos años después de su muerte el cargo de Corregidor fue abolido y aparecieron las Intendencias.

Comentarios