El guardián entre el centeno (J.D. Salinger)

“Lo que distingue al hombre insensato del sensato es que el primero ansía morir orgullosamente por una causa, mientras que el segundo aspira a vivir humildemente por ella» (El señor Antolini dirigiéndose a Holden)

Lectura # 145



Ficha técnica
:
Título del ejemplar: El guardián entre el centeno
Autor: J.D. Salinger
País del autor: Estados Unidos
Año del ejemplar: --
Formato de lectura: e-book
Título original: The Catcher in the Rye
Año de publicación en el idioma original: 1951
Idioma original: inglés
Editorial de la primera publicación: Little, Brown and Company – Estados Unidos
Traductor: ---
Género: Novela

Otros datos:
Páginas: 279, según Wikipedia
Contenido de la obra: veintiséis (26) capítulos
Leído en la app Moon+ Reader Pro
Tiempo calculado de lectura según la app: 5.81 horas
El libro forma parte de la lista de los 100 libros del siglo XX publicados por el diario Le monde.

Información sobre el libro

[Las peripecias del adolescente Holden Caulfield en una Nueva York que se recupera de la guerra influyeron en sucesivas generaciones de todo el mundo. En su confesión sincera y sin tapujos, muy lejos de la visión almibarada de la adolescencia que imperó hasta entonces, Holden nos desvela la realidad de un muchacho enfrentado al fracaso escolar, a las rígidas normas de una familia tradicional, a la experiencia de la sexualidad más allá del mero deseo.

Comentario:

La novela es narrada en primera persona por Holden Caulfield, quien es el personaje principal de la novela El guardián entre el centeno. Es un adolescente, que está en el penúltimo año del colegio (entiéndase cuarto de secundaria), que tiene problemas recurrentes en el desempeño escolar. Ha sido expulsado de varios colegios por muy bajo rendimiento en todos los casos. Solo destaca en Lengua y Literatura. Tiene dos hermanos vivos, D.B. (escritor en Hollywood) y Phoebe (estudiante), perdió a su hermano Allie (fallecido de leucemia). Su madre es nerviosa y su padre es severo. 

Desde mi punto de vista, en nuestra etapa escolar, todo niño y adolescente se encuentra recibiendo una instrucción. Se levantan temprano, van a la escuela, aprenden algunas materias, regresan a casa, cumplen con tareas, son evaluados periódicamente y son promovidos a otro año escolar. Ese sistema aplica a los estudiantes. Es predecible y durante ese periodo se sabe que se desempeñarán yendo a clases, por lo que el sentido de incertidumbre no está presente bajo ese enfoque. Pero cuando se termina la etapa escolar aparece la incertidumbre porque será el momento en que cada estudiante empezará a ir por su propio camino en virtud del apoyo que reciba de sus padres y las oportunidades que se les presentarán, además del aprovechamiento académico adquirido en la etapa escolar. Muchos estudiantes desde los últimos años ya sueñan con ingresar a una universidad, estudiar la carrera que deseaban desde pequeños, estudiar en un instituto o formar una empresa y empezar a ganar dinero. Pero también hay una cantidad de estudiantes que no tienen el interés de pensar en futuro y al sufrir tantas desilusiones en su corta vida solo guardan un rencor contra la sociedad y el sistema. Son aquellos adolescentes que solo critican porque piensan que todo está mal y nada vale la pena. Son aquellos adolescentes que rompen las reglas de juego, se escapan del colegio, no cumplen con sus obligaciones como estudiantes y se dejan llevar por sus impulsos modificando sus hábitos y costumbres hasta que eso impacta negativamente en todo su entorno. 

Holden pertenece a este grupo de adolescentes con conflictos psicológicos y sociales. Leyendo su historia me entristece mucho la forma cómo se conduce en la vida, creyendo saberlo todo, haciendo cosas de “grandes” como fumar o recorrer las calles neoyorquinas por la madrugada y solo puedo concluir que si Holden continúa así, su futuro será sombrío. 

Me conmueve su relación con su hermana menor, Phoebe. Holden es muy cariñoso con su hermanita, muy diferente a como se muestra con el resto (distante, altanero a veces, irónico en otras), pero con Phoebe es muy tierno. Y ella también le ama. Son dos hermanos muy unidos (pese a que Holden solo la ve los fines de semana porque su colegio es como un internado). 

Phoebe aún no está corrompida y representa la esperanza y el ancla de Holden para no desviarse hacia un camino que podría conducirle a la delincuencia y desesperación. Holden tiene nobles sentimientos, es muy inteligente, observador y tiene una clara opinión sobre muchas cosas, pero ha perdido interés por su futuro, aunque no se dé cuenta de ello. 

La charla que tiene Holden con su hermanita es muy conmovedora. Ella, siendo tan pequeña, se da cuenta que Holden no tiene un norte y no se apega a nada. Pero Holden le confiesa que lo único que le gustaría ser sería un Guardián de niños que juegan en el centeno, un guardián entre el centeno. Una actividad que no existe, que no es real, un deseo que no podrá cumplirse en la sociedad, lo cual es muy triste. 

“Phoebe: Que a ti no te gusta nada…No te gusta ningún colegio, no te gusta nada de nada. Nada 
“Phoebe: Dime por ejemplo qué te gustaría ser. Científico o abogado o qué. 
Holden: Científico no. Para las ciencias soy un desastre. 
Phoebe: Entonces abogado como papá. 
Holden: Supongo que eso no estaría mal, pero no me gusta. Me gustaría si los abogados fueran por ahí salvando de verdad vidas de tipos inocentes, pero eso nunca lo hacen. 

… Muchas veces me imagino que hay un montón de niños jugando en un campo de centeno. Miles de niños. Y están solos, quiero decir que no hay nadie mayor vigilándolos. Solo yo. Estoy al borde del precipicio y mi trabajo consiste en evitar que los niños caigan a él. En cuanto empiezan a correr sin mirar adónde van, yo salgo de donde esté y los cojo. Eso me gustaría hacer todo el tiempo. Vigilarlos. Yo sería el guardián entre el centeno. Te parecerá una tontería, pero es lo único que de verdad me gustaría hacer. Sé que es una locura.”
 

Su misma historia, el libro en sí, funciona como un guardián entre el centeno, es decir, es un testimonio que al ser leído evitará que los niños caigan al precipicio (vayan por el mal camino) y en ese sentido Holden cumplirá su sueño, no en la ficción cuyo final es abierto y esperanzador pero está lejos de saberse en qué se convertirá Holden cuando sea adulto (en la novela) sino en la vida de cada lector adolescente que está viviendo esa época. 

El señor Antolini le dio una charla muy significativa que deberá tenerlo presente. 

“… Esta caída que te anuncio es de un tipo muy especial, terrible. Es de aquellas en que al que cae no se le permite llegar nunca al fondo. Sigue cayendo y cayendo indefinidamente. Es la clase de caída que acecha a los hombres que en algún momento de su vida han buscado en su entorno algo que éste no podía proporcionarles, o al menos así lo creyeron ellos. En todo caso dejaron de buscar. De hecho, abandonaron la búsqueda antes de iniciarla siquiera. ¿Me sigues? … 

—Y sé que esto no va a gustarte nada —continuó—, pero en cuanto descubras qué es lo que quieres, lo primero que tendrás que hacer será tomarte en serio el colegio. No te quedará otro remedio. Te guste o no, lo cierto es que eres estudiante. Amas el conocimiento. Y creo que una vez que hayas dejado atrás las clases de Expresión Oral y a todos esos Vicens… 

—Vinson —le dije. Se había equivocado de nombre, pero no debí interrumpirle. 

—Bueno, lo mismo da. Una vez que los dejes atrás, comenzarás a acercarte, si ése es tu deseo y tu esperanza, a un tipo de conocimiento muy querido de tu corazón. Entre otras cosas, verás que no eres la primera persona a quien la conducta humana ha confundido, asustado, y hasta asqueado. Te alegrará y te animará saber que no estás solo en ese sentido. Son muchos los hombres que han sufrido moral y espiritualmente del mismo modo que tú. Felizmente, algunos de ellos han dejado constancia de su sufrimiento. Y de ellos aprenderás si lo deseas. Del mismo modo que alguien aprenderá algún día de ti si sabes dejar una huella. Se trata de un hermoso intercambio que no tiene nada que ver con la educación. Es historia. Es poesía.”
 

Sus padres viven afectados por sus problemas en la escuela y arrastran el terrible peso de haber perdido a su menor hijo (Allie, el menor de los 3 falleció de leucemia). 

Es una lectura recomendable. Te permite reflexionar sobre la situación de los jóvenes en la actualidad y cómo lidian su futuro. Poder identificar a un "Holden" permitiría comprenderlo y apoyarlo para evitar su descarrilamiento. 

Información sobre el autor: (Wikipedia)

Jerome David Salinger (Nueva York, 1 de enero de 1919-Cornish, Nuevo Hampshire, 27 de enero de 2010) fue un escritor estadounidense conocido principalmente por su novela El guardián entre el centeno (The Catcher in the Rye en inglés), que se convirtió en un clásico de la literatura moderna estadounidense casi desde el mismo momento de su publicación en 1951. 

Comentarios