Los hermanos Karamázov (Dostoievski, 1880)

                                                                     "En verdad, en verdad os digo: si el grano de trigo que cae en la tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto"


Evangelio de San Juan, XII, 24




Acabo de terminar de leer la novela Los hermanos Karamázov y aún no salgo de la conmoción que siento debido a la fuerza que tiene la historia de atraparte y sumergirte en ese mundo Dostoievskiano, donde sus personajes, con sus ideas y acciones cobran vida propia con una fuerza impresionante que los convierte en el motor de toda la historia y las historias secundarias que contiene este maravilloso libro.

Los hermanos Karamázov es el último libro escrito por Fiódor Dostoievski, publicado como tal en 1880, un año antes de su fallecimiento. El libro contiene toda la esencia de su literatura. Esa lucha infinita interior de cada personaje entre lo bueno y lo malo, entre la moral y el deber, entre las pasiones y la vergüenza, entre la fe y el ateísmo, entre el amor, el desamor, el odio, rencor, venganza, esperanza y bondad. Todos los sentimientos humanos se encuentran en este libro. Y la mayoría de los personajes protagónicos son como un torbellino que va cambiando la historia a su paso.

Los hermanos Karamázov es la historia del hombre en sus distintos matices. El egoísta, codicioso y manipulador; el holgazán, noble   derrochador; el ateo e intelectual; el religioso y piadoso; y el nihilista, es decir el que no cree en nada. Esos son los rasgos de los personajes principales y como tragedia tenemos un crimen que el Ministerio Público empezará a investigar por descubrir al culpable.

La novela se divide 4 partes, 12 libros y un epílogo, cada libro está dividido en varios capítulos. La novela se centra sobre todo en el caso de Dmitri Fiódorovich Karamázov y el problema con su padre Fiódor Pavlovich Karamázov; pero la novela también desarrolla otros temas como por ejemplo, el pensamiento de Iván Fiódorovich Karamázov con su famoso y perturbador poema El gran inquisidor y su fáustica pesadilla en la víspera del día D; el caso de Pável Fiódorovich Smerdiakov, el legado cristiano del Stárets Zosima, modelo y guía espiritual de Alexei Fiodorovich Karamázov; el caso de Ilushenchka, un niño de una familia muy pobre.

Mención especial también a los personajes que polemizaron sobre el caso judicial: el fiscal Ippolit Kirílovich y el abogado defensor Fetiukóvich, quienes con sus razonamientos brillantes llenaron páginas enteras de discursos llenos de ingenio.

Los personajes femeninos de Katerina Ivanovna Verjótseva y Agrafena Alexandrovna Svetlova son también fascinantes y son tan amplios como los Karamázov que puede oscilar en los extremos de la conducta humana.

Dostoievski tenía previsto escribir una segunda parte que según él sería la más importante; sin embargo, su muerte nos privó de esa prometida continuación que quedará en la imaginación de cada uno de sus lectores.

Comentarios

  1. Super completa tu reseña !! Gracias por compartirla amigo , un libro que tengo que leer .

    ResponderEliminar
  2. Excelente resumen estimado Eduardo Piero, el ser humano en su esencia, lleno de errores y virtudes!! 🤝🏻

    ResponderEliminar

Publicar un comentario