Eugenio Oneguin (Alexander Pushkin, 1833)

 "Somos pigmeos en comparación con Pushkin, entre nosotros no queda ningún genio como él" (Dostoievski)


Para llegar a Pushkin he tenido que hacer el camino inverso, es decir, haber leído primero a sus sucesores como a Dostoievski, Gógol, Tolstói o Lérmontov.

Y es que Pushkin es considerado el gran escritor de las letras rusas, aquel que revolucionó el arte de escribir y dejó un camino para el surgimiento de una pléyade de escritores talentosos.

Eugenio Oneguin es una novela en verso que le llevó a Pushkin siete años para culminarla. La novela está compuesta de ocho partes y cada una de ellas se divide en varias estrofas contruidas con versos.

Las características de sus versos, según el traductor Mikhail Chílikov son El rasgo característico distintivo de la estructura poética de Eugenio Oneguin es la estrofa, la cual es usada por el poeta a lo largo de toda su novela (exceptuando sólo dos fragmentos: «La carta de Tatiana» y «La carta de Oneguin»). Se puede afirmar con total rotundidad que la estrofa oneguiniana (V. Nabokov la llama «stanza») es el fruto de la propia invención de Pushkin. Contiene 118 sílabas y está compuesta por 14 versos yámbicos de cuatro pies métricos cada uno que siguen la rima: AbAbCCddEffEgg (las mayúsculas reflejan las rimas femeninas, y las minúsculas las masculinas).

Asimismo, el gran crítico ruso de la época Viserion Belinski comenta sobre la obra: … Oneguin es la obra más íntima de Pushkin, el hijo más querido de su fantasía y puede afirmarse que existen muy pocas creaciones literarias en las que la personalidad de su autor quede tan claramente reflejada como en Oneguin la de Pushkin. En ella están presentes, de una manera absoluta, su amor, su vida y su alma, así como todos sus sentimientos, concepciones e ideales. Evaluar debidamente esta obra significa evaluar al mismo poeta en el conjunto de su actividad creadora…

Asimismo, el traductor confiesa que traducir esta obra significa hacer llegar al lector extranjero a Pushkin en el conjunto de su actividad creadora. ¡Traducir Eugenio Oneguin! ¿Acaso es esto posible? ¿Es posible transmitir con palabras la música de Mozart o Chaikovsky? ¿Es posible atrapar con las manos un rayo de luz solar? Cuando comencé a trabajar en la traducción al español de Oneguin, me daba perfecta cuenta de la inmensa dificultad de la tarea que afrontaba: traducir una de las obras más difíciles de reproducir en cualquier lengua extranjera, según la unánime opinión de prestigiosos lingüistas y críticos literarios, lo cual parece evidente, ya que incluso el mismo lector ruso debe recurrir a las consultas bibliográficas para poder llegar a comprender del todo muchas de las realidades de la época pushkiniana.

En Eugenio Oneguin encontramos muchas referencias a poetas rusos de la época de Pushkin e incluso anteriores, así como otros escritores rusos importantes como Griboyédov, Karamzín o Fonvizin; además, la obra contiene en sus versos muchas referencias a la literatura de Homero, de Petrarca, de Dante, así como a la literatura gótica inglesa, la literatura romántica tanto francesa como alemana e incluso del folclore ruso por lo cual revela el conocimiento literario de Pushkin y su capacidad artística de amalgamar una serie versos para crear una novela que ha trascendido en el tiempo convirtiéndose en un clásico universal.

La novela cuenta la historia de Eugenio Oneguin, un joven ruso que luego de pasar mucho tiempo saboreando todos los placeres que le ofrece la vida empieza a sentir un vacío, un hastío a las costumbres y a la sociedad y ya nada le satisface. Vive en la ciudad pero de pronto recibe la noticia de la gravedad de un tío suyo. Cuando Eugenio llega a visitar al tío en el campo, este ya ha muerto y le ha dejado como herencia su hacienda.

Desde entonces Eugenio vivirá en una gran casa en el campo, alejado de la ciudad y en contacto con la naturaleza. Al principio parece surtir un efecto positivo en su percepción de la vida, pero rápidamente Eugenio vuelve a desencantarse de todo. Se aburre insoportablemente.

En la novela aparecerán tres personajes importantes: Vladimir Lensky y las hermanas Olga y Tatiana.

Vladimir Lensky es un joven poeta romántico, muy sensible. Es la cara opuesta de Eugenio Oneguin, sin embargo, se hacen amigos.

Olga y Tatiana son jóvenes hermanas ya en edad para contraer matrimonio en aquella época, es decir, ya tienen más de dieciséis años.

Vladimir Lensky y Eugenio Oneguin, visitan a las hermanas y como algo mágico propio de la juventud surge el amor romántico luego de esas visitas.

Lensky queda perdidamente enamorado de Olga mientras que Tatiana queda locamente enamorada de Oneguin.

Sobre estas dos historias Lensky-Olga y Oneguin-Tatiana se centrará el autor.

La juventud en éxtasis de Lensky y Tatiana hace que el sentimentalismo se exacerbe. Pero el romanticismo e ilusión de Tatiana por Oneguin será suficiente para derretir ese corazón helado? Y qué pasa cuando todo te fastidia y nace el deseo de cometer alguna infamia para apagar ese ardor romántico en uno de los personajes?

La fatalidad hará su aparición sobre ellos producto de una curiosa villanía. La situción se saldrá de las manos y la amistad se pondrá a prueba. El dolor y el sentimiento de culpa caerá luego sobre uno de los protagonistas.

Con el tiempo, el narrador nos revela que el poder del olvido es mucho más fuerte que un recuerdo, que los grandes amores de juventud se desvanecen cuando entras a formar parte de una sociedad que se rige por los convencionalismos, que puedes ser capaz de renunciar al amor y a la felicidad por el rigor de un matrimonio por conveniencia.

Que al final los sentimientos más puros de la juventud luego son sepultados en la adultez y no permites que vuelvan a salir sacrificando incluso la felicidad. Porque como se dice en el último verso de la estrofa XXI del capítulo 4: ¿Qué es el amor? Del diablo el juego.

También la novela nos revela qué fácilmente podemos adaptarnos a un nuevo estilo de vida y dejar todo atrás.

Sin embargo, habrá otros que renunciarán a su vida por una cuestión de honor, que llevarán su romanticismo a un desenlace fatal, mientras que otros actuarán con un sentido práctico de las cosas aplicando  el refrán popular de “a rey muerto, rey puesto” y aqui no pasó nada. 

Pero ¿qué pasará con el héroe Eugenio? ¿Qué camino tomará? ¿Por qué Pushkin decidió dejar abierto el final de su novela? 

Finalmente comparto una estrofa del capítulo 4:.

XXII

¿A quién creer y amar entonces?
¿Quién nunca nos engañará?
¿Quién siempre muéstrase de acuerdo
con lo que hacemos y decimos?
¿Quién siempre es fiel y obediente?
¿Quién nunca nos calumniará?
¿Quién no censura nuestros vicios?
¿Quién nos halaga y nos mima?
¿Quién nunca nos fastidiará?
No gastes, pues, tus energías
en busca vana de un fantasma.
¡Mi buen lector, ama a ti mismo!
No hay ninguno otro, amigos,
que más merezca nuestro amor

Es una novela que he disfrutado mucho la cual recomiendo..

Sobre al autor:


Alexander Serguéyevich Pushkin (1799-1837) nació en Moscú en el seno de una antigua familia de rancia estirpe. En su juventud estuvo políticamente unido a la nobleza liberal que luchaba por la abolición del régimen de servidumbre que existía en Rusia y llegó a convertirse en un símbolo para los jóvenes que imitaban sus maneras, su forma de vestir y aprendían sus versos de memoria. Pushkin es el primer escritor ruso de alcance universal. Su voz sería escuchada por la cultura mundial. Su obra despejó el camino para la literatura de Gógol, Turguéniev, Tolstói, Dostoievski y Chéjov.

Comentarios

  1. Te has metido de cabeza en este libro y lo agradezco. Haz logrado ponerle sangre a cada estrofa en esta reseña. No es un libro el que has agregado a mi lista de pendientes, es una obra completa.

    ResponderEliminar
  2. Que Genial Eduardo una Obra en versos , difícil a veces de estar en el gusto del vulgo, se necesita a veces cierto grado de trabajo intelectual a través de la literatura, al igual que Orly, quede encantada y con ganas de leerlo, apuntadisima en mi gran lista de pendientes,
    Nota: Esos rusos si que saben meterse en la piel !! ♡♡

    ResponderEliminar

Publicar un comentario